10 mitos y verdades sobre los implantes dentales

por en Actualidad

 

1. Cualquier persona se puede poner un implante.

Cierto, pero hay algunos puntos a tener en cuenta para garantizar el éxito del tratamiento. Es esencial que el paciente esté con su salud sistémica controlada. Los que padecen de enfermedades cardíacas o diabetes, por ejemplo, pueden someterse al procedimiento desde que su condición esté bajo control. Otro factor de peso es la edad: el crecimiento óseo debe estar finalizado para realizar ese procedimiento.

2. No hace falta hacerse una incisión en la boca para colocar un implante.

Mito. El implante sí puede ser colocado sin cortes, pero esta técnica no se aplica a todos los casos. Es necesario hacer una evaluación clínica y tomográfica para analizar si se puede colocar el implante de esa manera.

3. Los implantes son los más adecuados para las personas mayores.

Mito. Los implantes son la mejor opción para aquellos que han perdido un diente. Hay que destacar que en pacientes jóvenes se debe esperar a que finalice el crecimiento óseo (que en las mujeres termina entre los 17 a 18 años y en los hombres, entre los 18 y 19). Hay pruebas específicas para evaluar cada situación.

4. Tras perder un diente, el implante debe ser inmediato.

Cierto. Tras la pérdida del diente, se desarrolla un proceso fisiológico de resorción ósea que varía de persona a persona y puede dificultar la instalación del implante si tarda la colocación. Si esto sucede, podría ser necesario hacerse un injerto de hueso, aumentando la complejidad del caso.

5. El cuerpo puede rechazar el implante.

Mito. No hay rechazo de implantes por el cuerpo. Los implantes están hechos de titanio y este material es inerte para el hueso. Los casos de implantes que no son exitosos podrían deberse a problemas en la cirugía, la calidad del hueso o problemas mecánicos relacionados con la prótesis, pero jamás un rechazo.

6. El implante deja un aspecto artificial.

Mito. Desde el momento en que se realiza una correcta planificación del caso de cada paciente, teniendo en cuenta todos los detalles, la técnica de implantación cumple con todos los requisitos estéticos y funcionales.

7. Fumar obstaculiza el tratamiento.

Cierto. Fumar aumenta el riesgo de infección después de la cirugía, causando un proceso de curación más lenta. Las investigaciones muestran que la tasa de fracaso del implante aumenta 20% en fumadores al ser comparados con los no fumadores.

8. Quienes llevan dentadura postiza no pueden ponerse implantes.

Mito. Los pacientes que llevan prótesis no sólo pueden, sino que deben colocarse los implantes, siempre y cuando gocen de una estructura ósea y salud para ello. Actualmente, esta es la mejor opción para aquellos que perdieron a uno o más dientes.

9. Se puede hacer un implante para reemplazar cada diente perdido.

Cierto. Esto es posible, pero no es conveniente porque para la instalación de cada implante se requiere una cierta distancia entre ellos. Si no se respeta ese espacio, la limpieza se podría ver afectada y con ello la estética.

10. Los implantes podrían aumentar el riesgo de inflamación en las encías (periodontitis).

Mito. Los problemas de inflamación en las encías son de origen multifactorial, es decir, hay factores asociados con las bacterias de la cavidad oral, la falta de higiene etc. El paciente con implantes debe mantener una salud bucal perfecta para evitar las molestias. Desde el momento en que son colocados los implantes, el paciente debe recibir supervisión profesional y acudir a citas de revisión.

Fuente: http://vidayestilo.terra.com.co/

Etiquetado en: implantes implantes dentales